"Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así. Aprovecharlo, o que pase de largo, depende en parte de ti"


.

viernes, 11 de mayo de 2012

Milagros laicos


Hace pocas mañanas oí en la radio unas declaraciones de un importante político español, quien decía algo así como que no esperaba del Presidente del Gobierno un milagro que le hiciera cambiar de modo de gobernar. Lo que me llamó la atención no fue ese comentario concreto, que no sé si traigo aquí de modo exacto, sino la matización que introdujo justo a continuación. “Un milagro laico, en este caso”. Reconozco que esa puntualización me dejó aturdido. Un milagro laico. Un milagro laico…

Un milagro es aquello que ocurre al margen de las leyes naturales. Reconocer la existencia de un milagro, necesariamente implica admitir la existencia de un ente que lo causa o provoca y que está por encima de las leyes naturales, esto es, algo sobrenatural, o si me lo permitís, algo divino. Quizá este político pensó que pronunciar milagro, así, sin más, podría considerarse algo políticamente incorrecto o incoherente por sus compañeros y/o sus seguidores. Y quizá de ahí su presura en salir de esos sotos donde acaso sin querer se había adentrado, construyendo esta expresión que yo nunca antes había oído: milagro laico.

Me pregunto: ¿qué es un milagro laico? Sería algo así como un hecho que reconocemos que ocurre sin explicación humana, pero al tiempo sin admitir la existencia o la validez de fuerzas sobrehumanas que lo provoquen. Esto es, un hecho que al mismo tiempo está dentro y fuera de lo puramente humano. Una contradicción en términos.

En fin, me resultó curioso. Sólo eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario